Colao...

Colao...

Rafael Rodriguez

Antonio, un hombre de campo decide irse a la capital a tratar de conseguir la pareja que tanto anhelan sus padres, se va a vivir a casa de un primo que le espera con ansías, aunque su esposa no opine igual. Conoce a Laura y apenas la ve pasar es amor a primera vista, es ella, si no es ella nadie. El destino los va a reunir por el rico aroma de un café caliente, todo empieza a fluir. Los guionistas(españoles) se toman todo el tiempo posible para crear una historia de amor creíble, dos seres humanos de mundos muy distantes pero que están dispuestos a todo por esa persona. La película empieza con el sello del cine dominicano, una toma aérea de Jarabacoa y luego Santo Domingo, pero de qué manera la hacen, desde ahí supe que lo que me esperaba era exquisito. Vamos conociendo los personajes y cada uno se gana su lugar, son esenciales para el desarrollo del film. El guión es gracioso y a la vez es inteligente, no paramos de reír pero la historia que nos va contando es tan bueno que seguimos pidiendo por más. El guión no es perfecto, hay par de situaciones que están cantada, sabemos lo que va a ocurrir y le afecta en el buen ritmo que llevaba. 2 de 3

Calificación: 9

otros posts

comentarios